Mi foto
Nombre:
Lugar: Los Andes - V Región, Chile

Alcalde I. Municipalidad de Los Andes. Abogado de la Universidad Católica de Valparaíso, Ex - Fiscal del Ministerio Público de Los Andes. Académico de la Universidad de Playa Ancha sede San Felipe y de la Universidad Aconcagua. web site: www.mauricionavarro.cl

viernes, 9 de noviembre de 2007

De la etica en la política

No es un misterio, la política está desprestigiada, tanto es así que cuando una persona indica que se va a dedicar a ella es como informar que se va involucrar negocios oscuros, al límite del delito, y las miradas son de sospecha, de recelo.
Creo que algo de culpa tuvo en esto Nicolás Machiavello con su libro “El Príncipe”, en el cual el eje central era el poder por el poder, también influido por el “arte de la guerra”, en ambos existe una despersonalización de la función pública, lo importante ya no es la persona, tampoco la sociedad, lo importante es el poder, y aquello que era un medio se transformó en un fin.
Sin embargo, esto no ha sido solo obra de algunos autores, que poco conocemos, sino fundamentalmente de un actuar acorde a los postulados de estos autores, en el actual han participado los partidos políticos, sus militantes y la ciudadanía.
Los partidos políticos y sus militantes, tan necesarios en una democracia representativa, se han transformado en máquinas de poder, en el cual algunos de sus líderes son secundados por facciones partidarias únicamente tendientes: los primeros a obtener cargos de representación popular o de designación por parte de la autoridad; y sus seguidores a usufructuar de este poder. El eje central es sin duda el poder, por el poder o por el beneficio económico.
Para permitir esto surgen visiones distorsionadas de la realidad, por ejemplo una visión basada en que “nosotros somos los buenos, los que hacemos bien las cosas y los que pensamos bien, y los que no comparten nuestros postulados son los malos, los que hacen mal las cosas y los que piensan mal”. Otro ejemplo es la visión del turno “Ahora me toca a mí”, sin consideración a sus aptitudes y a las reales necesidades de la comunidad.
La ciudadanía, sin duda en gran parte ha cooperado a este estado de cosas, en efecto, se ha dejado seducir, y en definitiva comprar, fundamentalmente en periodos electorales, por un par de promesas y obsequios, con los cuales condicionan su apoyo a tal o cual candidato, a tal o cual partido político, desconociendo que de esta forma están permitiendo se les abofetee gratuitamente en la cara al desconocer su dignidad esencial de personas y su ser detentadores de la soberanía popular.
Bueno, me parece que la realidad no es tan sombría como ha sido expuesta, existen muchísimas personas dentro y fuera de los partidos políticos, con una enorme vocación de servicio, con una clara conciencia y con un tremendo respeto de la dignidad de los demás, existen muchísimos ciudadanos comprometidos con la familia, la ciudad y el país, y preocupados por construir un mundo mejor.
Y en definitiva, este es el recto orden de la cosas, la política es una de las actividades más sublimes que puede desarrollar el hombre, es verdaderamente una vocación de servicio, servicio que incide directamente en el bienestar de los demás.
Este contraste nos muestra con claridad que la actividad política solo se dignifica en función de su fin último, cual es el desarrollo integral de todos, es decir mirando a la persona en todas sus dimensiones, a la familia, a la sociedad y de esta forma encuentra su justificación ética.
Si la política es el “deber ser de la sociedad para el desarrollo de todos” y la ética es el “deber ser para el desarrollo integral del ser humano”, no resulta comprensible el ejercicio de la actividad política al margen de su profundo contenido ético.
Entonces lo que necesitamos para crecer como personas y sociedad, son partidos políticos, militantes y ciudadanos con un profundo sentido ético, en que los candidatos no vean al elector, como un voto, sino como una persona, con una realidad concreta, a veces dramática, y que requiere una respuesta, en que los ciudadanos no vean al candidato o a la autoridad como una persona con quién comercializar el voto por un beneficio transitorio o una promesa que probablemente no cumplirá, sino como alguien que los podrá representar dignamente.
La política es vocación de servicio, pero sin ética, deja de ser política.

5 comentarios:

Blogger José Ramón Toro Poblete ha dicho...

Maurucio, comparto plenamente tu artículo y pensamiento.
La política más que arte, más que servicio es un imperativo para lograr que el hombre desscubra su espacio y tiempo en la sociedad

2 de agosto de 2008, 19:31  
Blogger Zoot ha dicho...

En Bolivia la política ha sido definida por el Presidente como "el Arte de servir al pueblo". Las palabras son precisas, independientemente de si uno es afin o no a la política actual, al final, los resultados los absorve la sociedad, la comunidad.
A partir de la descetralización administrativa y la participación popular en Bolivia, las condiciones de vida de los gobernantes mejoraron, las del pueblo se mantuvieron en la miseria o empeoraron. Entonces, una medida que parece ser política, es social sin llegar a la sociedad.
Fue un instrumento que apenas se comprende actualmente y que promete mejorar en el futuro, más aún cuando estamos cerca a la votación para aprobar o rechazar un proyecto de Constitución

Carlos Castro Sanz
www.elderechoylajusticia.blogspot.com

22 de octubre de 2008, 16:39  
Blogger grabador ha dicho...

Estimado Don Mauricio, primero que nada le escribo para saludarlo y quisiera presentarme, mi nombre es Miguel Solari Montenegro, soy artista visual, grabador. y junto con esta me permitiría pedirle una reunión para ofrecer para Los Andes un proyecto para la realización de un museo del grabado. sabiendo que Los Andes es una ciudad pequeña, pero con un gran atisbo cultural,y puerta de entrada de nuestro país y que de esta han salido muchos grandes artistas, las ciudades grandes poseen museos, llamese viña del mar o valparaíso, pero ninguna posee un museo del grabado, todos se enfocan en la pintura y escultura, y creo yo que lo único que se necesitaría sería un espacio físico, y los trabajos se podrían ir adquiriendo mediante concursos y bienales los cuales irían a formar parte del museo, y solventándose en parte con auspicios que se buscarían dentro de las empresas de la zona, y mediante proyectos, llamese fondart, ministerio de la cultura, etc. sé que usted sabe de eso, además sería interesante retomar la ya extinta bienal del grabado que existía en nuestra región años atras y que se perdió, y de donde concurrieron grandes artistas grabadores de la época, y creo que sería una oportunidad para Los Andes en lo cultural retomar el tema, ya que esta fue una de las más importantes en latinoamérica luego de la bienal de san juan en puerto rico, en lo que se refiere al grabado.
si le interesa mi propuesta me gustaría reunirme con usted y así poder explicarle mejor el proyecto y conversar la manera de poder llevarlo a cabo, ya que ninguna ciudad posee un museo de estas características a excepción de Santiago y esto aumentaría más el turismo en su tan hermosa ciudad.
Atentamente y esperando poder conocerlo pronto.

Miguel Solari Montenegro.
mail: solari.miguel@gmail.com

9 de julio de 2009, 16:15  
Blogger marta ha dicho...

comparto su idea de la etica de la plitica, pero no cree usted que deberia predicar con el ejemplo?
han llegado a mis oidos situaciones de poca trasnparencias respecto a su direccion en el departamento social (DIDECO) se supone que se iria una asistente social, por los reclamos continuos y gestiones no realizadas hacia los usuarios, es decir nosotros mismos quienes votamos por usted y que paso? señor alcalde porque aun sigue o sea los pitutos son mas que la ETICA POLITICA Y LA TRANSPARECIA.

1 de febrero de 2010, 10:56  
Blogger marta ha dicho...

QUE PASA SEÑOR ALCALDE CON LA TRASPARENCIA?????????????????????

1 de febrero de 2010, 10:57  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal